El poder del Pasquali…

Labramos para levantar la cubierta vegetal que nos ha estado protegiendo la tierra de la parcela de “El Cantalà” con nuestro tractor Pasquali, que pertenecía a mi abuelo.

Pobrecito… tras las jornadas de 4-6 horas de laboreo acaba agotadito. Ya está mayor para estos trotes, pero sigue haciendo su trabajo, con dedicación y personalidad única…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *