Recolectando oliva

Como es tradicional en la zona, en las tierras de mi familia se cultiva también almendros y olivos, además de vid. Cada año recolectamos las olivas de estos árboles centenarios que anteriormente fueron cuidados y recolectados por mis abuelxs, mis bisabuelxs, mis tatarabuelxs… me emociona pensarlo.

Este año hemos tenido una visita muy muy especial: mi amigo Martín y su compañera Catherine, que han venido a ayudarnos en esta mañana de niebla, húmeda y preciosa.

Como nunca me habría imaginado que Martín vinera a hacer oliva con mi familia, es estupendo que Catherine lo haya inmortalizado con unas preciosas fotos, que nos encanta ver porque reflejan lo bonito de la mañana, del trabajo compartido y del cariño que nos tenemos…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *