Mola, mola, mola… compartir nuestros vinitos en sitios tan chulis como «La casa del perro: restaurante de mordiscos y bocados…» Nos encanta!!!!!!!!!!!!!!

Y nos emociona conocer gente tan maja en este camino lleno de vinos, encuentros, comidas y… algún que otro mordisquito… mmmm….